abubillaHay mucho que ver durante todo el año pero hay que tener en cuenta el bienestar del ornitólogo también. La calor extremeña en verano puede ser intensa, y quizás por esta razón mucha gente cree que Extremadura es sólo un destino de primavera. ¡Es una enorme equivocación! Las aves que se ven en invierno – residentes y migrantes – en unas condiciones meteorológicas suaves y a menudo soleadas hacen que el invierno sea una temporada muy apropiada para observar aves.

Primavera (marzo a mayo)

Esta es, sin duda, una temporada agradable para una visita. A finales de marzo una gran proporción de las especies migratorias se han instalado y los campos están llenos de flores. La temperatura en marzo es de 15-25 ° es mayo llega a 30°.

Verano (junio a mediados de septiembre)

En verano hace calor y a veces mucho calor. El termómetro roza los 40° por lo menos una vez o más durante la temporada. La lluvia no es frecuente, pero si llueve, se hace en forma de tormenta, todo un espectáculo. Durante las horas de pleno sol, las aves y las personas buscan la sombra.

Otoño (mediados de septiembre a noviembre)

El calor del verano comienza a disminuir y éste es un momento prometedor para las salidas. El paisaje tiene una aspecto seco, pero el efecto de las lluvias no se hace esperar. A los pocos días de la lluvia, el paisaje se renueva - esto se llama la segunda primavera del año, con una floración exuberante de nuevas flores. Las aves son más numerosas, activas y visibles.

Invierno (diciembre a febrero)

Se llama "invierno" pero no tiene nada que ver con el invierno en el norte de Europa. Hay muchos días soleados y la temperatura media es de alrededor de 12 a 16 ° - ideal para paseos por la naturaleza. La mayor concentración de aves invernantes aquí es un atractivo para los observadores de aves, que en ningún momento del año son numerosos pero ahora son muy muy pocos. El espectáculo del invierno extremeño se observa en condiciones de exclusividad!